Skip to content

María, al ser la madre de Jesús, se convierte en su primera y perfecta discípula, es decir, ella hace la respuesta humana perfecta a Él y al Espíritu que Él envía.

Stabat Mater
A través de su corazón, su dolor compartiendo,
Toda su amarga angustia,
Ahora, por fin, la espada ha pasado.

May Mary be Our Guide and Example of Courage in Lent.