Skip to content

Cultivar el espíritu de María es cultivar un sentido de servicio: “He aquí la sierva del Señor.” Cantar el Magnificat nos libera de toda preocupación: estoy totalmente disponible para el servicio.

Stabat Mater
En mi corazón cada herida se renueva
De mi Salvador crucificado.
De mi Salvador crucificado.

May Mary be Our Guide and Example of Courage in Lent.