Skip to content

DÍA CUATRO: CAMBIO DE PARADIGMA

Palabra de Dios: Joel 1: 10-12
“10 Los campos son destruidos, el suelo llora, porque el grano se destruye, el vino se seca, el aceite languidece. 11 Avergonzaros, oh labradores de la tierra; lamento, o viñadores, para el trigo y la cebada, porque la cosecha del campo ha perecido. 12 La vid se seca; la higuera languidece. Granada, palma y manzana, todos los árboles del campo se secan, y la alegría se seca de los hijos del hombre”.
Miqueas 6:8
“8 Ustedes, mortales, el Señor les ha dicho lo que es bueno. Esto es lo que el Señor requiere de ustedes: hacer lo correcto, amar la misericordia y vivir humildemente con su Dios.”

Laudato Si’, 10.
“San Francisco de Asís estaba particularmente preocupado por la creación de Dios y por los pobres y los marginados. Amaba, y era profundamente amado por su alegría, su generosa entrega, su corazón abierto. Era un místico y un peregrino que vivía en sencillez y en maravillosa armonía con Dios, con los demás, con la naturaleza y consigo mismo. Nos muestra cuán inseparable es el vínculo entre la preocupación por la naturaleza, la justicia por los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior”.

Meditación
“Los deberes que tenemos con el medio ambiente están relacionados con los que tenemos para la persona considerada en sí misma y en su relación con los demás”, porque “la forma en que la humanidad trata el medio ambiente influye en la forma en que se trata a sí misma, y viceversa”.
Se puede decir que la conversión ecológica comienza con “un cambio efectivo en la mentalidad que puede conducir a la adopción de nuevos estilos de vida en los que la búsqueda de la verdad, la belleza, la bondad y la comunión con los demás en aras del crecimiento común son los factores que determinan las opciones de los consumidores, el ahorro y las inversiones”.
Una economía que ha asumido el eclipse cultural de Dios, con la consiguiente pérdida de la “centralidad de la persona humana”, y el principio de la gratuidad y la lógica del don, valores inherentes a la creación por Dios, que hacen de los seres humanos hermanos y hermanas entre sí compartiendo del hogar común, esta tierra heredada.
La economía requiere un cambio de lógica para funcionar correctamente, asumiendo una ética centrada en las personas.

Oración silenciosa

Acción: En 1986, los obispos católicos de Los Estados Unidos declararon: “la economía existe para las personas, no para las personas para la economía”. Nombra un elemento en la estructura actual del sistema económico que debe cambiar para que la economía se vuelva más centrada en las personas.

Novena Credit: ONG carmelita